Presentación

Este espacio pretende ser una modesta ventana que muestre, siquiera minimamente, la grandiosidad de la naturaleza extremeña, una naturaleza exuberante, pletórica, agreste y, en ocasiones, única. Aquí la fotografía, el dibujo y la palabra quieren ser un pincel que abocete el alma de lo vivo. Y será en el entorno de la Sierra de San Pedro donde la luz y el color tracen sus contornos.

viernes, 23 de abril de 2021

Azul

 

Sobre el agua, a veces azul, a veces verde, o marrón, o roja, o  amarilla,... (la luz es lo que tiene, que juega con los colores), la Garza real (ardea cinerea) lleva un arpón sobre una ese.

En función de la hora del día, es decir, de la incidencia de la luz sobre él, las plumas del pecho del Abejaruco (merops apiaster) se ven azules o verdosas. También depende del ojo que lo mira.

Febrero. A contraluz se dibuja el Águila real (aquila chrysaetos) sobre el azul de la dehesa, que es el azul más solidario que conozco.

El azul del macho de Roquero solitario (monticola solitarius) aumenta su intensidad en los meses de primavera, y casi se vuelve zafiro.

Un racimo de Rabilargos (cyanopica cooki), siempre en grupo, prospecta las viejas ramas donde  hay insectos refugiándose en sus resquicios.

Contra el monte azul el Águila perdicera (aquila fasciata) pinta su blanco.

El Martin pescador (alcedo atthis) lleva varios tonos azules a sus espaldas, algunos casi no tienen nombre.

El mar, Gran Azul del planeta Tierra, que en justicia debiera llamarse planeta Agua.

La blanca niebla se funde en azul sobre la sierra. Y cuando eso ocurre, el Águila imperial (aquila adalberti) sabe que está en su casa.

Tan azul (y amarillo, y verde, y blanco y negro) es el Herrerillo común (cyanistes caeruleus) que pareciera un ave tropical. Pero el empacho de la costumbre es una barrera para apreciarlo.

La Grulla común (grus grus) y el Ansar común (anser anser) esperan el azul del invierno para venir a Extremadura y ponerles sonido.

Sobre el azul del aire  la Golondrina común (hirundo rustica) pasa toda una vida zigzagueando. Como Aviones y Vencejos bebe volando a ras de agua. (Una vez vi una Golondrina en el estomago de un Black bass).


El Elanio azul o común (elanus caeruleus) se confunde con el azul del cielo y su blanco con la luz solar. Ni el Topillo ni el Ratón lo ven venir cuando se descuelga lentamente desde el aire.

Entre las nubes y sus sombras azules le gusta ciclear lentamente al Buitre leonado (gyps fulvus) sobre la sierra de San Pedro.

Se dejaría llevar el Buitre negro (aegypius monachus) a lomos de una corriente térmica, casi hasta la luna, si hiciera falta.

Pero a ras de suelo el Botón azul (jasione montana) es un azul que nos obliga mirar hacia abajo.

miércoles, 13 de enero de 2021

Amarillo

Mochuelo común (athene noctua)
Ojos amarillos como el verano.

Todo color evoca sentimientos, imágenes, sensaciones,... Hoy el amarillo me pidió paso, y un soneto. Es el denominador común de estas fotografías. 


Garza real (ardea cinerea)
El amarillo del amanecer en el agua es ámbar líquido que reaviva al pájaro y fosiliza un poema. 


Avena loca, avena fatua, gramínea ya marchita y, por tanto, amarillenta.
 


A contraluz el nervio de la hoja se vuelve casi esqueleto de sombra.


Las hojas de la encina arden por el contorno con el sol que se despide.



Las Médulas. León 
Cuantas historias se pueden imaginar en este paraje verde, rojo, naranja y amarillo al caer la tarde. Amarillo era el oro que allí arrancaron a la tierra los romanos.


Oropéndola (oriolus oriolus)
Pero también Papahigos, Conejoviejo, o pájaro de oro. Pavesa que vuela.


Paca de heno. Almacén de hierba. Despensa vegetal. Amarilla tierra.

 

lunes, 23 de noviembre de 2020

Gineta

Gineta (genetta genetta)
 

Hace ya tiempo que hice este poemilla y esperaba la ocasión de poder fotografiar a su protagonista para insertarlo en una fotografía suya. Y aunque nunca estuve cerca por mis propios medios, no perdía la esperanza de que algún día se alineasen los astros para su consecución.  El fin de semana pasado llegó esa ocasión, pero no fruto de mi trabajo, sino del trabajo del maestro José-Elías Rodriguez, que tuvo a bien presentarnos, a Helios Dalmau y a mi, este ejemplar acostumbrado a sus "golosinas", no lejos del pantano de Alange. Poco después de anochecer, y tras preparar trípodes, flashes, cámaras y escenario, pudimos disfrutar de sus idas y venidas a unos 6/7 metros de nosotros. Con total confianza subía y bajaba una y otra vez en busca de la comida que Pepe-Elías le colocaba estratégicamente, buscando con su fino olfato los regalos que tantas veces le había traído ese buen señor que solo le pedía a cambio un rato de observación y un poco de aguante a la luz de los flashes y la linterna, algo que para un animal nocturno nunca es de mucho agrado, hasta que comprueba que esa luz es puntual, breve, inofensiva y además está asociada a comida gratis. 
Estar allí algo más de una hora en plena noche con dos buenos amigos fotografiando a esta preciosa gineta, disfrutando de las estrellas sobre las copas del soto y escuchando el trompeteo de las grullas en el dormidero del pantano no tiene precio, pero el valor es incalculable para los que amamos disfrutar los entresijos de la naturaleza. 








¡Gracias Pepe!

jueves, 30 de julio de 2020

AMUS, un oasis para la fauna herida.


AMUS (Acción para el Mundo Salvaje)
TLF: 924124051

-Detalle del pico del pollo de Buitre negro a su ingreso en AMUS.

Muchos son los logros que en AMUS se han conseguido desde que se fundó hace varias décadas. Una cantidad ingente de especies se han visto beneficiadas por estos verdaderos amigos de los animales que con conocimiento, dedicación, técnicas, innovación y mucha voluntad se han dedicado a rescatar para la vida a individuos que tenían los días o las horas contadas. Y todo sin importarles si eran de una especie emblemática o cualquier pajarillo. Recordar la importancia de la colaboración ciudadana al encontrar cualquier animal herido y llamar a los teléfonos habilitados para estos casos; AMUS: 924124051 y Centro de Recuperación de Fauna Los Hornos: 900351858
 Hace tiempo que quería dedicarles una entrada en este modesto blog. La excusa para no dilatarlo más ha sido la triste y fantástica historia de este Buitre negro. A continuación pego la información que me enviaron al respecto. Siempre con mi agradecimiento. 

-------------------------------------------------------------------------------------------------

DE PIRINEOS A EXTREMADURA, LA TREPIDANTE HISTORIA DE UN POLLO DE BUITRE NEGRO.
Nació en el pirineo catalán en lo alto de un gran pino negro del que cayó siendo muy joven. El enorme impacto le generó graves daños en una de sus alas y en la mandíbula inferior del pico. En el marco de unas buenos relaciones de cooperación entre la Generalitat de Catalunya y la DGS de la Junta de Extremadura este pequeño superviviente fue trasladado al hospital de AMUS para resituarle el pico a través de una compleja cirugía realizada días pasados.
  
La llegada hasta el suelo debió de estar sometida a diferentes golpes con las ramas del árbol que lo vio nacer. La colisión milagrosamente no generó daños graves en órganos internos, pero si lesiones importantes en una de las alas y en el pico, que quedó totalmente desviado imposibilitándole alimentarse por el mismo. Gracias al personal de GREFA, quien lleva a cabo el proyecto de reintroducción del Buitre negro en Boumort conjuntamente con la Generalitat y la ong TRENCA, el pollo pudo ser rescatado inmediatamente y trasladado al Centre de Fauna de Valcallent de la Generalitat de Cataluya, la VCF (Fundation Conservation Vulture) y el centro e recuperación de Valcallent (Lleida).
Los preparativos en Extremadura se activaron inmediatamente y gracias a la celeridad y muy buena relación entre administraciones autonómicas, el pollo viajó hacia Extremadura en un tiempo récord. Las valoraciones y estrategia quirúrgica fueron consensuadas e instauradas en el marco de colaboración que mantiene el hospital de AMUS con el hospital veterinario de Bodión.
Con la ayuda de diferentes equipos quirúrgicos se instauró una novedosa maniobra ortopédica en aves salvajes, basada en una osteotomía correctora con el implante de una placa de osteosíntesis anclada con seis tornillos que han conseguido resituar el pico en una posición anatómica correcta.
La sensación del equipo veterinario en la fase postquirúrgica es muy buena y el pollo ha superado infecciones asociadas a una cirugía tan invasiva y con elevadas posibilidades de rechazo. Esta nueva intervención contribuye a consolidar las relaciones entre dos comunidades autónomas y diferentes organizaciones que apuestan muy seriamente por el trabajo en red.
-------------------------------------------------------------------------------------------------

¡¡FANTÁSTICO TRABAJO!!


Instante posquirúrgico donde se aprecia la angulación y la forma anatómica correcta creada. 

Radiografía en la que se aprecia la placa de osteosíntesis implantada.

Momento en el que el pollo comparte instalación con otros de su especie.

Ojalá salga todo bien para este pequeño Buitre negro.



domingo, 7 de junio de 2020

Chochín, un diminuto gigante



Chochín (troglodytes troglodytes)

Nuestro protagonista es uno de esos pajarillos que pasa desapercibido fácilmente por vivir en zonas intrincadas, boscosas y matorral denso por el que se mueve a velocidades de vértigo a veces. Pero si se reconoce su canto se localiza en primavera con facilidad, ya que el mismo es una explosión melodiosa y repetitiva que pareciera provenir de un ave mucho mayor. Su diminuto tamaño (9-10 cm) no le impide ciertas proezas, como por ejemplo, que el macho construya hasta 7 u 8 nidos para que elijan sus hembras el que más les guste, ya que, aunque no siempre, puede ser polígamo y criar con dos hembras a la vez. Un pequeño gigante de nuestra avifauna.



domingo, 12 de abril de 2020

Cigüeña desde mi ventana


Frente a mi ventana hay una palmera en un pequeño terreno a unos 100 metros de distancia. Durante mucho tiempo fue refugio de una colonia mixta de gorriones morunos y comunes. Desde hace unos cuantos años fue perdiendo las hojas poco a poco, y coincidiendo que "su techumbre" iba mermando, todos los años alguna cigüeña (ignoro si la misma, no lo creo) se anima a hacer un nido o amago del mismo, ya que su construcción es exigua. Siempre ocurre igual, lo visita regularmente, hasta que cansada de esperar una pareja (siempre la vi sola) o por otras circunstancias, acaba abandonando la cada vez más mermada plataforma, que acaba desapareciendo por completo por el robo del material a cargo de otras cigüeñas. Es probable que  cada año se trata de algún joven distinto en busca de perpetuarse. Este año de confinamiento, siendo ya la palmera un simple tocón, está en ello de nuevo.  Este año, por razones obvias, le presto más atención, y no deja de ser un soplo de campo en mitad del pueblo; y motivo de inspiración. Debo agradecérselo de alguna manera. 

lunes, 30 de marzo de 2020